Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



domingo, 21 de enero de 2018

La Barca y el Viento







La Barca y el Viento

Y la barca extraño el viento en su vela
Desesperada en aquella espera
Le grito al viento cuánto le anhela,
Pero el viento no le respondió,
Con un suave murmullo la observó,
…a ella no se le acercó,
Era impetuoso pero suave a la vez,
Abrazaba a la barca con gran calidez,
La guiaba por las olas, la quería para él,
Pero no confesaba nada a la barca… por su gran timidez,
El mar que los había juntado no podía comprender,
El viento seguía mirando de lejos, deseando el poder
De llevarla mar adentro para que se quedara con él,
para que pescara en sus aguas y mostrarse a ella fiel,
fiel a lo que sentía y que no podía explicar,
que como siendo viento, le preguntara al mar,
si con aquella barquita él pudiera estar,
estar por siempre y llevarla a pasear.
El mar tan sabio, como siempre lo era él,
Lanzo su olejae suave para contestarle de una vez:
“¿Por qué me preguntas, si es para ti?
Si suspiras por ella, y sin ella no quieres vivir,
Si paseas soñando por toda la mar,
Si al verla serena y frágil la quieres besar,
Si tocas su vela y la haces volar,
por mi mar de tesoros
De arena y de sal”.
El viento pensativo corriendo tras ella la fue a buscar,
La halló solitaria a la orilla de aquel mar,
La halló muy tarde y de la arena no la pudo sacar,
Por su fuerte carácter no se supo percatar,
Que había alejado a la barca y que ella no quería pescar…
Se había sentado a la orilla a meditar y pensar.
El viento se sintió triste, ya no la podía tocar,
Se quedó viéndola de lejos y jamás la dejó de admirar.
Ella lo veía con nostalgia…y sabía que con el viento, ella quería estar.

Domingo 12:29 a.m del 21 de Enero del 2018.
Autora:  Liliana Alexandra Lizcano.

sábado, 20 de enero de 2018

DAR Y RECIBIR La crítica en el hogar




DAR Y RECIBIR
La crítica en el hogar

   Cuando nosotros como personas sabemos recibir una crítica y analizarla calmadamente, estamos en el camino de ser seres maduros y seguros de nosotros mismos, tarea que en ocasiones no es sencilla pero no imposible.  Y aún más sabia es aquella que sabe ofrecer la crítica de forma constructiva y edificante. Y el grado máximo de sabiduría lo posee el padre y la madre que sepa enseñar estas cualidades a sus hijos.

   Son muy pocas las habilidades que demuestran la fortaleza de carácter, una saludable autoestima y estabilidad a través de las tormentas y vicisitudes de la vida.  Pero aunque el papel de crítico es muy antiguo y respetado, es difícil hablar de la crítica y a veces por nuestras propias heridas, frustraciones, falta de comprensión esa crítica se degenera en condenación. 

  Podemos considerar algunas advertencias como principios saludables para la crítica:

1)    Critique la acción y no la persona.

2)    No critique cuando esté enojado, por lo general reaccionamos de forma exagerada.


3)    No critique cuando esté cansado o bajo presión, espere que su mente esté clara y su ánimo sea positivo.

4)    Obtenga todos los argumentos, casi siempre hay dos lados en cada situación.

5)    Critique en amor, clara y consideradamente.  Escoja palabras que no estén cargadas de emociones.  Los absolutos como “nunca” o “siempre” hieren y en general exageran la verdad.

6)    No critique comparando una persona con otra.  Sobre todo, no compare un hermano con otro, y nunca compare de modo desfavorable a su cónyuge con uno de sus padres, si desea hacerle ver a su pareja un mal patrón de crianza que él o ella han asumido, haga con amor la reflexión, no hay nada más duro que asimilar los errores de los ascendientes de uno.

7)    Por lo general las cosas que más nos irritan de los demás son aquellas faltas que nosotros mismos tenemos, antes de criticar un hábito o costumbre de alguien, pregúntese si usted no tiene el mismo problema.

8)    Trate de encontrar una alternativa positiva a la acción, actitud o hábito negativo que usted está criticando.

9)    Al recibir una crítica recuerde lo siguiente: 
   No es sencillo escuchar a la gente decir algo negativo de nosotros, pero antes de molestarnos analicemos las palabras de la persona ya que recibir una crítica es más difícil cuando equivocadamente pensamos que lo que hacemos es lo mismo que lo que somos.
   Siempre considere la procedencia de la crítica antes de decidir cuanta validez usted le dará.
   Antes de responder, dé a la persona oportunidad de terminar lo que está diciendo.  La mejor respuesta inmediata a la crítica es tratar de aclarar las cosas. Diga algo como: “Lo que creo que estás diciendo es…” no reaccione en  defensa propia, es muy difícil, uno siempre busca defenderse jajajaja, pero cuente hasta 10, hasta 20 o hasta 100 jajajaja.

   Cuando la crítica que le hagan es justificada, dé las gracias a la persona, y si es necesario, pídale perdón.
   Esta semana tuve un inconveniente en el salón de clases con un estudiante que hizo un reguero de agua en el salón, pregunté quién había sido y él respondió que fue él, pero cuando le pedí amablemente que buscara un coleto para limpiarlo se enfureció y se llenó de ira por tener que limpiarlo y reaccionó empujando a uno de sus compañeros cuando salió del salón a buscar el coleto, cuando regreso le dije:  “Deja el coleto que yo voy a limpiarlo después que termine de corregir los cuadernos, porque si vas a reaccionar golpeando a otros cuando se te pide un favor o que seas responsable por arreglar o limpiar algo de lo cual tú eres el responsable, prefiero hacerlo yo, no entiendo por qué reaccionas así tan lleno de ira”, sus ojos estaban aguados y no sabía que responder, yo seguí: “¿Quieres ahora limpiarlo?, ¿Sabes que te lo pedí para que entiendas que debemos cuidar nuestro salón de clases?, ¿Sabes que te llamo la atención porque te quiero y debo corregirte para que sigas siendo mejor?”, me sonrió he hizo bien su trabajo.  Como docentes tenemos una enorme responsabilidad pero también como padres.
 
   Si te gustó esto y quieres compartirlo no dudes en hacerlo, gracias por visitar mi blog, hagamos la diferencia y sigamos creciendo día a día en el alma y corazón.  Con cariño y respeto, Liliana.

domingo, 7 de enero de 2018

Enseñando a los niños a desarrollar su espíritu de gratitud (Consejos prácticos, juegos y actividades)





El deseo de "enseñar", y "enseñar de corazón",
crea en los alumnos un agradecimiento,
que constituye terreno idóneo para el amor.
 Josemaría Escrivá de Balaguer

Enseñando a los niños a desarrollar su espíritu de gratitud
(Consejos prácticos, juegos y actividades)

   Cualquier padre, madre, maestro o maestra han visto alguna vez una carita brillar con esos ojitos maravillados sintiendo gratitud y esa bella exclamación: ¡Gracias mamá!, ¡Gracias papá!, o ¡Gracias mae! ¡Gracias profe!.  O tal vez pudo sentir el abrazo de ese joven adolescente agradecido y feliz por algo que usted hizo por él o ella.  Pero también usted conoce la frustración de entregarle un obsequio a su hijo y que éste no le de las gracias, o cuando ha hecho un favor y no ha sentido que la otra persona sintió agradecimiento por el esfuerzo que usted hizo por ésta.

   ¿Qué sucede con la gente que es muy mal agradecida hoy en día? ¿cómo sembramos en nuestros hijos o estudiantes el que sean personas adultas agradecidas?. En primer lugar recuerde que muchos estudios recién indican que nada influye más en el sistema de valores de nuestros niños que la relación que observan entre madre y padre.  También los niños observan cómo sus maestros respondes a los pequeños gestos de cortesía que ellos como estudiantes tienen con usted como maestro(a), así que nosotros los adultos somos el punto de partida de ejemplo para nuestros pequeños, y si usted no tiene hijos pero tiene sobrinos también es un centro de atención, no se escapa de esto.

  Una de las calves para estimular el espíritu agradecido de los niños es expresarles nuestro aprecio por lo que son y por lo que hacen.  Al hacerlo usted afirma la autoestima del niño (a), pues éste al sentirse seguro de su aprecio y aprobación, se sentirá también más libre de expresar su agradecimiento a otros.

   Pero todavía debemos preguntarnos preguntarnos por qué esta cuestión de agradecimiento es tan difícil para los niños.  En primer lugar, cuando un niño dice con sinceridad “gracias” se siente abierto y vulnerable, ya que esto es una expresión de dependencia, debemos ser muy sensibles y cuidadosos como para pretender que el niño actúe de acuerdo con su edad para expresar su gratitud.

   Usted debe tomar en cuenta que la verdadera gratitud no se puede exigir a nadie, hacer que alguien se sienta culpable por no ser agradecido no logra mucho en la gente.  Un mejor enfoque es hablar de lo que un espíritu ingrato genera en los demás. 

  

 Consejos o pasos a seguir:

1)    Un preescolar es naturalmente egoísta.  Es parte necesaria de su crecimiento saludable, La mayor gratitud mostrada a esa edad es sólo para ganar la aprobación de ser “bueno”. 

2)    Trate de jugar con sus hijos o estudiantes el juego de “Gracias doy por mi cuerpo”, túrnese con los niños a dar gracias por las diferentes partes del cuerpo y su respectiva función dentro del mismo.

3)    El niño en edad de primaria expresa muy bien su gratitud de forma creativa.  Puedes crear junto a ellos, canciones, poemas, dibujos y ofrecer éstos como regalos a la familia en fechas especiales.

4)    Haga una tradición familiar el dar tarjetas de gratitud hechas por ellos mismos.

5)    Tome algunos momentos para realizar pequeñas caritas felices que digan por detrás gracias, regale estás cuando sus estudiantes  hijos hagan algo significativo para usted.

6)    De vez en cuando escojan a una persona de su entorno familiar, escolar o de la comunidad, por quién sientan aprecio, respeto y gratitud, realice junto al niño un detalle para esa persona, recuerde que la vida se enriquece con gestos y los niños aprenden lo que ven y hacen.

7)    Realice el juego el ABECEDARIO DEL AGRADECIMIENTO, este juego lo pueden hacer los padres en el auto, los maestros en el aula, es sencillo, consiste en empezar con la letra A, ejemplo, estoy agradecido a Dios por las abejas, pues éstas nos dan miel, estoy agradecido por las arepas (es uno de nuestros platos típicos en mi país Venezuela) con éstas nos alimentamos y son deliciosas, luego pueden seguir por la letra B y así sucesivamente.  Con la letra X trate de ser flexible y utilice palabras que tengan X como excelente o extraordinario, ejemplo por el clima extraordinario, por los excelentes amigos.

8)    Con respecto a os adolescentes, ésta es una etapa especial donde ellos expresan de mejor manera la gratitud en amistades que son fuertes, leales y son el centro principal de atención a esa edad, realice actividades donde los jóvenes puedan expresar agradecimiento con palabras como agradezco a mi compañero o amiga fulana de tal por… pueden hacerlo pasando una caja de regalos que usted envuelva, esta actividad puede realizarla en familia o en la escuela.

9)    Acostúmbrese a usted mismo a tener expresiones en voz alta de gratitud, que sus hijos o estudiantes le escuchen, “Qué agradecido estoy con Dios por este nuevo día”, si usted no es creyente en Dios diga “Qué agradecido estoy con la vida por tal o cual cosa”, lo importante es que las pequeñas cosas de su vida cotidiana tengan algo significativo para usted, no sólo usted será un buen maestro para esos niños, sino que también estarás creciendo junto a ellos, cultivando en ti la gratitud.

10)                      A la hora de comer pueden dar gracias juntos por la comida y por la oportunidad de alimentarse cuando hay tanta hambruna en el mundo, se los dice alguien que puede verlo día a día en muchas calles de mi amada Venezuela cuando la gente hurga en la basura para poder comer, sé que suena triste pero no espere a ver escenarios duros en su vida para practicar la gratitud.

   Por último quiero dar gracias a las personas que me han estado leyendo y que me han escrito sus comentarios a mi correo ( conlaprofe@gmail.com ) a todos los colegas, maestros, maestras, mamás, papás, amistades que me siguen muchas gracias por sus palabras.  Sin más que agradecer por esas palabras de ánimo, Liliana Lizcano.

La ofrenda más aceptable por Dios mismo,
proviene de un corazón agradecido y lleno de alegría.
                                                                                                                                                Plutarco