Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



martes, 20 de febrero de 2018

Reír con sus hijos es importante




Reír con sus hijos es importante

   El humorista Craig Wilson no sólo es cómico sino un hombre involucrado con su comunidad, él decía: “El humor fue una parte importante en mi crecimiento como la fe.  De alguna manera comprendí que Dios se regocija con nosotros, podemos regocijarnos en él…siempre en mi hogar había risa para regalar”.

   ¿En su hogar la risa tiene parte importante de su vida y la de sus hijos?, ¿Son el sentido del humor y la risa unas habilidades y actitud esenciales que sus hijos aprenderán de usted?. Es un buen atributo para mejorar la salud, es más, el libro de proverbios lo dio hace muchísimo tiempo atrás: “El corazón alegre constituye buen remedio” (Proverbios 17: 22). La risa estimula la circulación, estabiliza la presión arterial, provee oxígeno a la sangre, facilita la digestión y da masaje a los órganos vitales. Hasta he escuchado que se ha comprobado que ayuda a aliviar dolores crónicos.

   La risa también es una gran medicina espiritual.  Promueve el amor a la vida, reduce la tensión y suaviza las relaciones interpersonales. Ya sea que usted se considere cómico o no, buen puede emplear una sonrisa y un buen sentido del humor para el beneficio de su familia.
  
   Un sentido del humor ayuda a padres conscientes a dejar que “los niños sean niños”. Las grandes expectativas de perfección durante los años infantiles puede causar inseguridad y hasta una pobre imagen propia en los niños.  Pero cuando se inyecta un buen sentido del humor junto con la corrección, un padre puede lograr emerger un cambio de conducta deseado en una atmósfera gentil de broma, en vez de lograr las cosas bajo amenazas.  



   La risa puede limpiar el espíritu humano, sobre todo en momentos de crisis emocionales extremas. Algunas sugerencias para ayudar a sus hijos a poder ejercitar a risa en el hogar como parte de su día a día:

-         Usted como padre debe reírse de sus propios errores, a mí me costaba al principio, me exigía mucho a mí misma, ahora cuando me equivoco coloco mi cara de asombro miro a mis hijos y rio diciendo alguna cosa, he tratado de hacer esto porque mi hijo mayor hace todo un drama cuando se equivoca o algo le sale mal, así que esto lo he venido practicando recientemente conmigo misma, y ahora él dice: “Eso tiene solución” y sonríe, entonces ya empiezo a ver resultados pequeños pero seguros.
-         Lean historias cómicas o programas de buen humor, a mí me encantan, sobre todo cuando ando estresada, tengo algunos programas favoritos o sigo caricaturistas que saben hacer buen humor. Las caricaturas me encantan particularmente, de muchacha solía dibujar a mis compañeros de clase y cada año escolar todos esperaban la caricatura para reírnos de nuestros defectos.
-         Haga más amenas las tareas y labores del hogar con sus hijos, mis hijos y yo solemos poner música y fingir que somos cantantes jajajaja ¿quién no lo ha hecho?, se reirán juntos.
-         Mantenga su espíritu joven a través de bromas sanas, eso habla bien sobre el amor y su aprecio entre los miembros de una familia.
-         Mantenga sus ojos abiertos a los momentos divertidos en familia que luego puedan ser usados en los años por venir como parte de algo familiar.  Recuerdo que una vez era Navidad, en ese entonces mi tío Rafael, hizo una oración por los alimentos, todos queríamos que acabara pronto, la comida se enfriaba, y literalmente todos comenzaban a dormirse, mi prima Karla y yo reíamos al ver que éramos las únicas despiertas porque hasta el perro se había dormido cerca de la mesa.  Y como ésa muchas cosas más suelo recordar y sacamos a colación cuando queremos recordar algo y reír.
-         Con los pequeñitos juegue y haga cosquillas, si usted está grande pues hágalas también, nunca se es grande para recibir un ataque de cosquillas.
-         Tenga CUIDADO de distinguir entre la risa saludable y el ridículo, el sarcasmo, o el fastidio en exceso, la risa sana, pero lo demás hiere.
-         Recorte tiras cómicas y compártalas con otros miembros de la familia, puede exhibirlas en refrigerador.
-         En la cena puede contar algo gracioso que le haya sucedido en el día, la risa ayuda a la digestión.
-         En las salidas familiares les recomiendo que sean observadores, busquen letreros graciosos durante el viaje y escuche las cosas tontas que la gente dice en público.  Vuelva  contar los episodios y exagere los detalles.  El hacer cuentos de esta manera agudizan los sentidos de atención y observación de todos hacia los detalles a nuestro alrededor.

   La niñez sin risa es una historia tétrica, la risa es una gran medicina y ¡Usted puede ser médico!, gracias por leer esto, si les gustó no duden en compartirlo con sus conocidos.  Gracias por visitar este blog.  Con cariño y respeto, Liliana.

martes, 13 de febrero de 2018

Enseñando a nuestros niños un espíritu de servicio




“Quien no vive para servir,
No sirve para vivir”


Enseñando a nuestros niños un espíritu de servicio

   Cuando usted piensa en el niño “ideal”, el servir no es la primera cualidad del carácter que le vendría a la mente.  Tal vez esa sea la razón por la cual tantos en la generación del “Yo” estén menos preocupados en servir que en ser servidos.  De hecho lo vemos en nuestros líderes, quienes en vez de llegar a sus puestos de poder para gestionar bienestar hacen todo lo contrario, se sirven de los bienes de la nación y el pueblo sufre.

   En el corazón del asunto, la sensibilidad para servir, aun el instinto, es fundamental para el éxito balanceado en cualquier área de la vida.  Sin ella el liderazgo sufre. El siervo líder que describió Jesús: “El que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor” (Marcos 10: 43).  Es un mejor motivador y mucho más agradable que el que guía a base del temor.  Una pareja donde no se sirven el uno al otro, ni satisface a los cónyuges, ni dura mucho tiempo sin que uno de ellos se sienta cargado.            Y la personalidad humana está en peligro cuando no gana un sentido de realización sirviendo la causa de la verdad en asuntos morales, o haciendo bien a los demás.

   Entonces, ¿cómo el instinto servicial se inculca en un niño en su etapa de desarrollo? Cómo en otras áreas, el niño aprenderá más por el ejemplo que le den en su casa. Pregúntese:

-         ¿Me ve mi hijo colaborando en las labores del hogar?
-         ¿Tomo yo los trabajos más serviles, o le asigno a mi hijo las tareas más desagradables?
-         ¿Tengo la costumbre de buscar pequeñas maneras de hacerle la vida más fácil a mi hijo, o pienso que hace sólo lo que tiene que hacer?.
-         ¿Mi hijo me ve ayudando a otros?.



  Si todo esto suena más como una lección para los padres que para los hijos, usted ha recibido el mensaje y es que el proceso empieza en nosotros    , entonces si damos nuestro propio ejemplo podremos dar otros pasos para guiarles a ser serviciales:

1)                       Un niño en edad preescolar sentirá el placer de ayudarle si usted le involucra en cosas pequeñas.  Yo empecé a hacerlo con mis pequeños y un día uno de mis hijos me sorprendió cuando estaba sentada tomando un descanso, tomó la escoba y estaba terminando de barrer, yo me sentí tan orgullosa de él y que poco a poco ha estado desarrollando ese espíritu de servicio y colaboración.

2)             Cuando el infante llega a la edad de 4 o 5 años y su sentido de autonomía está seguro, comience a envolver al niño en ayuda genuina, como recoger sus juguetes y elógielo reconociéndole por su servicio.

3)             Tome fotos cuando su hijo realice actividades de servicio en la familia y resalte éstos en su álbum familiar como parte de lo que se valora en su hogar y logros importantes de su familia.

4)                        Pida a su familia que desarrollen un proyecto de servicio juntos, en mi caso, mis hijos me ven sirviendo en mi comunidad en diversas actividades, busque algunas donde usted pueda incluir a su familia y en donde se resalte la ayuda al prójimo, y que sea una iniciativa y costumbre familiar, con el tiempo sus hijos asumirán por si mismos la importancia de bendecir a otros con sus vidas a través del servicio. Este trabajo debe ser voluntario y usted como padre debe ser el primero en tomar la iniciativa.

5)             Si su hijo es un adolescente, comparta y reflexione unto a ellos algunas citas bíblicas sobre el servicio  o pensamientos de grandes líderes que sirvieron a sus comunidades, (sugiero Mateo 20: 26-28, Marcos 9: 35, Juan 13: 12-15, Romanos 15: 1-3, Gálatas 6: 10, Filipenses 2: 3-8)  .

   Cada mes haga un inventario conciente del servicio de su hijo y del suyo también.  Enséñele     a su hijo que la persona que está lo suficiente segura de sí misma como para servir, es la que será mejor líder en el mejor sentido de la palabra. Gracias por leerme y si te gusta este material no dudes en compartirlo. Un abrazo y mil bendiciones, Liliana.



            “El servicio que más cuesta es el más bendecido”.
      Alicia Beatriz Angélica Araujo

lunes, 29 de enero de 2018

Amigos



Proverbios 27.17
Para llegar a ser las personas que Dios quiere que seamos, es esencial que elijamos las amistades correctas. Son sumamente importantes, porque sin ellas no lograremos mucho en la vida. Debemos relacionarnos con personas que:
 Nos alimenten la confianza en Dios y también en nosotros mismos. (Martica te amo, gracias por cada audio en las mañanas, viejita).

 Nos alienten cuando estemos preocupados y desanimados. (Sergio, siempre sabes qué decir con palabras que NO lastiman el alma)

 Nos estimulen para lograr nuestro potencial. (Alix, mi mano derecha para delegar tanto trabajo y sin embargo no me dejas que me rinda ante los retos con el grupo, L.U.C)

 Nos dinamicen cuando estemos cansados. (José Luis...me hiciste el día, gracias por soportar y alentarme)

 Nos reconforten cuando estemos sufriendo. (Mila, eres un tesoro de ser humano, gracias por ponerme los puntos sobres las ies)

 Nos defiendan cuando seamos atacados. (Césaaaaar, gracias, gracias, gracias)

 Nos perdonen cuando cometamos errores. (Mamá, gracias viejita por tanto en este tiempo)

 Nos amen incondicionalmente. (David y Leandro, mis hijos, ese amor incondicional me ha hecho ver lo que realmente importa y lo que no)

 Nos confronten cuando nos extraviemos. (Eli, no podía haber una mejor persona que me señalara el horizonte que no veía por tanta lluvia)

 Nos ayuden cuando estemos sobrecargados. (Frank, mi flaco loco, gracias por ser cómo eres y aceptarme tal como soy, tu amistad es genuina)

domingo, 21 de enero de 2018

La Barca y el Viento







La Barca y el Viento

Y la barca extraño el viento en su vela
Desesperada en aquella espera
Le grito al viento cuánto le anhela,
Pero el viento no le respondió,
Con un suave murmullo la observó,
…a ella no se le acercó,
Era impetuoso pero suave a la vez,
Abrazaba a la barca con gran calidez,
La guiaba por las olas, la quería para él,
Pero no confesaba nada a la barca… por su gran timidez,
El mar que los había juntado no podía comprender,
El viento seguía mirando de lejos, deseando el poder
De llevarla mar adentro para que se quedara con él,
para que pescara en sus aguas y mostrarse a ella fiel,
fiel a lo que sentía y que no podía explicar,
que como siendo viento, le preguntara al mar,
si con aquella barquita él pudiera estar,
estar por siempre y llevarla a pasear.
El mar tan sabio, como siempre lo era él,
Lanzo su olejae suave para contestarle de una vez:
“¿Por qué me preguntas, si es para ti?
Si suspiras por ella, y sin ella no quieres vivir,
Si paseas soñando por toda la mar,
Si al verla serena y frágil la quieres besar,
Si tocas su vela y la haces volar,
por mi mar de tesoros
De arena y de sal”.
El viento pensativo corriendo tras ella la fue a buscar,
La halló solitaria a la orilla de aquel mar,
La halló muy tarde y de la arena no la pudo sacar,
Por su fuerte carácter no se supo percatar,
Que había alejado a la barca y que ella no quería pescar…
Se había sentado a la orilla a meditar y pensar.
El viento se sintió triste, ya no la podía tocar,
Se quedó viéndola de lejos y jamás la dejó de admirar.
Ella lo veía con nostalgia…y sabía que con el viento, ella quería estar.

Domingo 12:29 a.m del 21 de Enero del 2018.
Autora:  Liliana Alexandra Lizcano.