Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



martes, 27 de septiembre de 2011

En tus manos.

 

En tus manos


En tus manos está mi corazón incluyendo sus latidos y heridas.

En tus manos están mis ojos incluyendo mis lágrimas y mi mirada perdida.

En tus manos están mis sueños incluyendo aquellos que se desmoronaron en mis fracasos.

En tus manos están mis emociones con todo y sus altibajos.

En tus manos estoy yo, con lo que fui, soy y seré.

 

Autora:  Liliana Lizcano.

 

(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

A la gente que quiero...


A la gente que quiero...


Al despertar encuentro risas a cada paso que doy,
gracias a esas personitas que están en mi vida disfruto mi HOY,
pero hay sonrisas que son especiales en mi caminar
no hay precio con oro con las que se puedan pagar,
son gente preciosa, gente especial,
gente que no son simples mortales,
no tienen alas pero son como ángeles,
tan humanos que tienen sus errores,
tan sensibles que poseen todos los colores,
con los que pintan mis días,
con los que subrayan mis momentos,
con los que hacen melodías,
con los que trazan te quieros.

Guardan mis lágrimas,
esconden mis secretos
y si no fuera suficiente
perdonan mis defectos,
me dan alegría,
con ellos no mendigo amor,
me infunden energía
en el corazón,
levantan mi rostro cuando triste yo estoy,
con ellos no hay miedo de ser quien yo soy,
son regalo de Cristo,
tesoros de Dios,
una huella en mi vida,
un trozo de sol.



AUTORA: Liliana Lizcano.












Nota: Lo dedico a mis amigos, a la gente que siempre de una u otra manera aunque estén lejos siempre me han dado una palabra de aliento o han compartido una sonrisa conmigo. Pero en especial quiero dedicarlo a mis dos mejores amigos a Gaby y Arturito, los EXTRAÑO a toneladas, los amo muto muto, no tienen idea de cuánta falta me hacen.









(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

lunes, 26 de septiembre de 2011

El Sapo y la Princesa


    A todas aquellas y aquellos que creen en el verdadero amor aunque se hayan encontrado con sapos o ranas en su camino, a los que creen que Dios, el Rey, tiene para sus vidas a una persona que les ame, les honre y les respete y quiera construir un hogar en la Roca; Cristo. Para los que ESPERAN fielmente a la promesa, no del hombre perfecto o la mujer perfecta, porque príncipe no es el hombre perfecto sino que es un hombre con temor de Dios en su corazón capaz de tratar a una mujer como lo que es: una Princesa. Y princesa no es la mujer perfecta, sino aquella que se respeta así misma y trata también al hombre con respeto, creyendo que Dios es fiel a su palabra. Con todo mi amor, espero les guste, Liliana.






El Sapo y la Princesa
Esta es la historia de una pequeña princesa,
que por salir del palacio
quiso perseguir estrellas,
y con su vana ilusión de cuentos de hadas,
salió del castillo sin decir una palabra,
llegando al bosque de pronto algo vio,
era un enorme charco y allí se acercó,
vio muchos sapos horrendos y feos,
pero tanto era su gran anhelo
que empezó a buscar con esmero,
sus zapatitos hermosos el barro cubrió,
y al más enorme sapo ella agarró,
como en los cuentos que leía un beso le dio,
pero el sapo siguió siendo sapo y allí lo dejó,
siguió buscando en el pantano,
sin entender la razón,
que los sapos son sólo sapos,
y no encontraría su gran amor,
los príncipes no viven pantanos,
y tampoco huelen a marranos,
pero aquella princesa agotada y frustrada
se sentó por fin a la orilla de esa charca,
y un sapo comenzó a hablarle
de cómo había sido príncipe en la tierra de Gales,
ella contenta pensó: "¡Lo encontré!"
pero pobrecita la niña ¡si supiera quién es él!
un simple, pobre, y estúpido sapo,
el muy ingenuo ya se creía Rey,
era un don nadie, un bueno para nada,
un mero don Juan que de su arte hacia gala,
un sapo con suspicacia
que ante las princesas hallaba gracia,
sus hermosas palabras eran canciones,
y así conseguía muchos corazones,
entonces aquella princesa no buscó dirección,
no busco a su Padre que emitiera su opinión,
pensó que el sapo hablaba la puritica verdad,
pero para su desgracia eran cuentos nada más.
Aquella joven princesa del sapo se enamoró,
pasaron los días,
los meses,
los años,
y el sapo en nada cambió,
ella se preguntaba, cuándo terminaría el hechizo,
cuándo dejaría de ser sapo y así poder vivir su idilio,
pobrecita la princesa,
no sabía de mentiras,
no tuvo prudencia, le faltó sabiduría.
Pero de pronto en el palacio algo sucedió,
el Rey tomó su cetro y por su princesa preguntó,
todos buscaron en el palacio,
y nadie la halló,
el Rey con desespero a su hija buscó,
"¿Dónde estás mi niña?
¿Dónde estás mi amor?
¿Dónde estás pequeña?
Contesta que ¡SOY YO!"
La princesa al oír los gritos,
a su padre reconoció,
el Rey llegó a aquel charco,
y la escena miró,
"¿Qué haces acá princesa?
y este sapo ¿de dónde salió?”.
El sapo muy asustado un solo brinco pegó,
el Rey con una mano se agachó y lo agarró,
"Yo sé muy bien quién eres
pequeño sin vergüenza y bribón,
enamoras princesas
sin medir consecuencias"
dijo el Rey muy enojado
y a la princesa regañó:
"¿No te he dicho hija mía que yo sé que es lo mejor?
Yo sé distinguir un príncipe,
un hombre de honor,
un sapo nada puede ofrecer,
a menos que abras su boca y moscas quieras comer,
pero un príncipe, un caballero...un hombre ejemplar,
tiene los pantalones bien puestos y con las mujeres nunca jugará,
ven de nuevo al palacio,
al lugar que perteneces,
deja a este pobre sapo tener otra suerte,
tú eres princesa y un príncipe mereces,
deja a un lado el sapo que haga lo que le venga en gana,
su destino es pasarlo al lado de una rana.


AUTORA: Liliana Lizcano.





(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

domingo, 25 de septiembre de 2011

Pedacito.



PEDACITO...

Cierro los ojos y encuentro un respiro...

Encuentro risa y puedo volar...

Se van temores y llega el abrigo...

Nacen las sonrisas y dejo de llorar...

Pedacito de cielo...

Pedacito de vida...

Pedacito de alma...

Pedacito de paz.



AUTORA: Liliana Lizcano. 


(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

viernes, 23 de septiembre de 2011

Despecho

  
   Hace tiempo leía algunas cosas en internet y en uno de los tantos blog que leía algo capturó mi atención, era una mujer que hablaba del amor de su vida, quién había mantenido a dos familias a la vez y tal traición la había dejado bastante mal, por otra parte charlaba hace días con un amigo de hace años que me comentaba que había encontrado a su mujer en la cama con otro, así que decidí escribir sobre el despecho, sobre ese dolor luego de descubrir los “cachos” cuando te los montan, no sólo es la rabia de sentirte engañada o engañado sino el dolor que hayan pisoteado tu amor, espero les guste, lo comparto con todos ustedes que me suelen leer por acá y dejar sus comentarios en mis escritos. Espero les guste. Con amor la profe Lili.


Despecho

Explíqueme algo,
no entenderé
la razón del llanto
de una mujer
que por un hombre llora
y desea morir
por un desgraciado
que la ha hecho sufrir.
Primero la enamora,
la hace suspirar,
le hace mil promesas
que nunca cumplirá.
Le lleva flores,
la saca a pasear
le jura por Dios
que no te dejará.
Ella le cree
No duda en nada,
su todo le entrega
a ese inmundicia humana.
Que luego la deja
la tira como trapo
diciendo quejas de ella
siendo muy ingrato.
¿Por qué vas a llorar?
Afortunadamente te libraste
de un chimpancé
de un Don nadie
ya dejó de ser.


Ahora sigo con el hombre bueno
aquel que sin razón
se busca una vieja
que no tiene corazón,
la atiende, se desvive
Y todo le da
Ssin saber que la desgraciada
Otro tiene ya,
que no le importa un comino
ser infiel con su esposo
lo engaña y lo tiene sólo de adorno.
Mientras que él siendo afectuoso
no sabe, no sospecha
el mal que le asecha
no pasa por su imaginación
ella a otro mete en su habitación.


Si te das cuenta de esto,
y te libras a tiempo
pasa la página
y olvida el hecho.
No vale la pena
no hay que llorar
por el que te engaña
y te paga mal.
En la vida hay gente buena
Hay gente cruel
Hay gente honesta
Hay gente infiel
Escoge con cuidado
no pierdas la razón
estando enamorado
y siguiendo el corazón.
El despecho pasará
y la rabia también
el amor llegará
y olvidarás ese desdén.


Escrito por Liliana Lizcano.

(Derechos de autor reservados)

martes, 20 de septiembre de 2011

Mis paseos contigo...




Mis paseos contigo

Caminemos de nuevo en la playa
tómame tiernamente de la mano
y esperemos charlando hasta que el sol salga
juguemos en la orilla a esquivar las olas
escribamos nuestros nombres en la arena
y dibujemos en ella como cuando perdonaste a Magdalena.

Me recostaré en tu hombro para ver la luna reflejada en el mar,
Tú así en mi vida quieres estar
que yo refleje tu brillo en humildad y santidad.

Llévame a la barca precioso Maestro
indica el lugar y echaré la red
yo sé que en tu palabra no hay nada que perder,
yo sé que en tu palabra siempre venceré.

Comamos en la orilla que no acabe la cita,
háblame más de Ti,
mi corazón lo necesita,
late de amores por tu tierna conquista.
Autora:  Liliana Lizcano.





Nota:   Este poema lo hice en el 2008, lo dedico a aquellas mujeres que tienen como primer amor a Jesucristo en sus vidas, y que dan esos "paseos" con Jesús al orar y tener una comunión con Él, es el caballero que jamás lastimaría nuestros corazones. Pero sé que muchos de mis lectores hombres también tienen ese tiempo hermoso con Dios, todos tenemos esos momentos especiales en los que Él y sólo Él sabe comprendernos y brindarnos su fiel amor para levantarnos y hacer de nosotros mejores personas día a día, con amor, Liliana.

(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

lunes, 19 de septiembre de 2011

La fragancia del Amor


La Fragancia del Amor

"Un rosa no necesita hablar, simplemente esparce su fragancia". (Gandhi)

   Esparce pues la fragancia de tu corazón, la bondad, el amor, la justicia, la misericordia, los sellos que poseen los hijos de Dios para marcar la diferencia sobre un mundo que pide a gritos un poco de luz. 

   Cada día vemos noticias que nos entristecen, y sin ir muy lejos si nos tomamos un tiempo para ver a nuestro al rededor nos daremos cuenta que hay alguien que necesita ayuda, una palabra de aliento o sencillamente que le escuchemos.  Nuestro mundo cada vez es más egoísta y sin percatarnos puede ser que nosotros estemos siguiendo ese juego de "pienso sólo en mí", ciertamente tenemos prioridades pero eso no impide y no te quita nada el hecho que ayudes a otro, el ser solidario, amable, cortés, o sencillamente tratar al otro como nos gustaría ser tratados es algo que debemos practicar día a día sin cansarnos de hacer el bien. 
  
   Acá nos leemos, hasta el próximo artículo, Su servidora y amiga, La profe Lili.

Posdata: Gracias a Emily, quien posó de modelo para esta foto.

Tiempo



Tiempo

Rápido pasa el tiempo
Como un murmullo del viento
Tan penetrante como el sol que quema,
Tan imborrable como el recuerdo.
Autora:  Liliana Lizcano.
(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

domingo, 18 de septiembre de 2011

Tu amor infinito




Tu amor infinito

Soy un punto microscópico ante el universo,
Pero en tu corazón soy gigante que en una oración abraza el cielo.

Cuento las estrellas de tu creación con las que recuerdo quién soy:
heredera de la fe por tu gracia y tu perdón.

Imagino tu mirada cada mañana sobre mí,
en cada respirar que me haces vivir
siento tu amor infinito como el universo sin fin.

Autora: Liliana Lizcano.

(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

viernes, 16 de septiembre de 2011

Lo que quedó en la nada...

Lo que quedó en la nada

Un grito en el silencio,
un tiempo que se detiene,
una lluvia en el fuego
y el recuerdo que desvanece
una sonrisa en el llanto,
una promesa no cumplida,
un sueño no vivido,
una lágrima caída,
en un rostro que no se muestra
porque es el del alma,
la que se esconde y aleja
para no ser lastimada,
tiempos que no vuelven,
nostalgia que se pierde

y queda en la nada.

Autora: Liliana Lizcano.




(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

martes, 13 de septiembre de 2011

Mis hijitos



“Hay dos legados perdurables que podemos transmitir
 a nuestros hijos: uno son raíces, el otro son alas.”
Hodding Carter.

Mis hijitos
   Recuerdo que cuando estaba pequeña la maestra Eva siempre nos llamaba “mis hijitos”, yo no entendía por qué ella nos llamaba así, pero era lindo que alguien te llamara con esa palabra tan bonita, en especial si no tienes quién te la diga.  Ya al ser profesora comprendí ese sentir que nosotros como educadores llegamos a tener por nuestros estudiantes, son “hijos” de un sueño como docentes de ver crecer a nuestra Patria y de capacitarlos para enrumbarlos no sólo en sus destinos sino que también con amor les queremos inspirar a que enrumben al país a ser prospero, fuerte y mejor (al menos así lo siento yo), por eso se me escapa llamarles “hijo – hija”.  Es una hermosa palabra, para mí tomó más significado el día en que pude sentir el amor de Dios sobre mi vida. Quisiera compartirles un poema que le escribí a Papa Dios,

              La profe Lili.

Cuando me llamas hija

Cuando me llamas hija tus brazos cobijan mi alma solitaria
y  la ternura de corazón abriga el mío.

Cuando me llamas hija en el aire queda tu fragancia
y el invierno desvanece marchándose con su frío.
Cuando me llamas hija ya nada temo,
al cielo me elevo
como águila en su vuelo.

Cuando me llamas hija comprendo mi destino
y mi llanto encuentra alivio
en tus palabras de consuelo
que susurran a mi ser que en Ti ¡Todo lo puedo!.
Autora:  Liliana Lizcano.
(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

lunes, 12 de septiembre de 2011

LOS AMIGOS




Los amigos
Escucha estos consejos y no olvides lo que digo,
porque si estás atento sabrás quién es tu amigo,
están los de la infancia y los de la adolescencia,
los que corren a tu lado en una emergencia,
son gente leal, buenos muchachos,
son más fieles que perros de rancho,
no los dejes escapar, cuídalos bien,
no dejes que nunca se bajen de tu tren.

También hay amigos amables y buenos,
de aquellos a quien le dirías un secreto,
pero ten mucho cuidado no te lo recomiendo,
porque cuando tengas que voltear
salen corriendo
y a su mamá le dirán:
"Pobre fulanito, por él tenemos que orar..."
usando esta excusa tu secreto revelarán
y lo que un día fue secreto ya no lo será.

Hay otros que su fidelidad no necesitarías demostrarla,
y los que si le presentas a tu pareja no dudarían en quitártela.
Hay unos que contigo gozan un puyero
pero dejan el pelero cuando todo se pone feo.
Están los que dicen preocuparse por ti,
sin duda alguna te hacen reír,
pero ten cuidado, ¡ojo pelao!
porque cuando menos lo esperes sales "chuliao".

Hay algunos que llamas panas, la amistad no la llevaría una ola,
pero ¡bájate de esa nube cuando no te inviten a su boda!,
están los que te sonríen y te llenan de halagos,
¡Mosca con esos! son los que piden prestado,
nunca faltan los que tu tiempo quieren tener
y si no te das cuenta te pueden absorber
la amistad hace crecer y no corrompe
pero hay gente que te hace llegar al tope.

Hay unos que les llaman Flash
aparecen una vez a la cuaresma y no los ves más.
Están los que consideras un ataúd,
no revelarían nada, ¡pero pilas con facebook!
no sea que en las próximas fotos salgas tú.
Si ves que estas cosas te suceden y te dejan perplejo,
eso te pasa por ser tan pendejo,
los amigos vienen y van,
pero hay Uno que siempre ha de quedar,
no revela tu intimidad, ni vergüenzas te hace pasar,
guarda en silencio y sin quejas,
lo que tú no quieres que nadie sepa,
lo puedes buscar a cualquier hora,
estará junto a ti sin ninguna demora,
es buen amigo, compañero fiel,
sus consejos y palabras puedes creer,
Espíritu Santo amigo divino,
Ése es mi pana, mi amigo íntimo.

Autora:  Liliana Lizcano.
(Esta foto la tomé hace 2 años, me encanta, es una perrita y un gato callejeros y siempre estaban juntos, los de "pelearse como perros y gatos" no funcionó para ellos, eran buenos amigos, ojalá las personas pudieramos aprender más de la amistad)
(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)

Manos





"El alma no tendría arcoiris si los ojos
no tuvieran lágrimas."
 Cheney John Vance.



Manos
   En medio de las dificultades que en algún momento de nuestras vidas podamos pasar siempre podemos ver la bondad de Dios y sus cuidados, hay pruebas de las cuales uno piensa que son un enorme peso, sin embargo, a veces sólo vemos a Dios con lágrimas en los ojos. Sus manos nos moldean como alfarero al barro, y cuando somos puestos al horno realmente "pataleamos" a nadie le gusta el fuego (la prueba) pero sólo en sus manos somos una obra de arte.  Con amor, La profe Lili. 
  

Manos
Manos que secan mis lágrimas en el dolor…
Manos que me levantan en el fracaso…
Manos que me acarician en la soledad…
Manos que me guían en mis inseguridades…
Manos que me aplauden cuando triunfo por su poder…
Manos que me moldean en mis imperfecciones…
Manos que fueron perforadas para perdonarme…
Manos tiernas buen Maestro para sujetarme en cada uno de mis días.
Autora: Liliana Lizcano.
(Derechos reservados.  El plagio es un delito, nada cuesta promocionar al autor  que lees. Estos escritos están registrados en el SAPI – Venezuela)