Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



sábado, 14 de febrero de 2015

Marcando la diferencia

“Creo que parte de mi amor a la vida
se lo debo a mi amor a los libros.
Adolfo Bioy Casares.



   Muchas veces como docentes tenemos dolores de cabeza a causa de nuestros estudiantes, quisiéramos que ellos pudieran valorar el conocimiento, pero pocos entienden esto, cuando algunos de ellos se destacan, sientes gran satisfacción.  En este año escolar me sucedieron dos experiencias maravillosas, dando Castellano y Literatura en 4to y 5to año, tuve que seleccionar algunas obras, en 4to año en el primer lapso una de éstas fue “La Ilíada” y en 5to año en el segundo lapso escogí “Venezuela Heroica” de Eduardo Blanco.  En el primer lapso, una de mis estudiantes llamada Ángeles me sorprendió al pedirle a su madre que le comprara la obra completa de “La Ilíada”, vi que ésta cautivó su atención, no olvidaré la obra teatral que todos hicieron representando a cada uno de los personajes, pero creo que sentí una extraordinaria satisfacción al saber que mi alumna había decidido comprar la obra y leerla por completo, pocos estudiantes por no decir ninguno toma esta iniciativa, y el que ella lo haya hecho me deja un enorme orgullo.

   Por otro lado, un joven de 5to año llamado Edwin, me sorprendió una mañana cuando me dijo: “Profesora Liliana, mire lo que conseguí, ya lo pude comprar”, cuando sacó de su bolso, vi un tesoro, el libro de “Venezuela Heroica”, él desea ser militar, es un joven como pocos, que cree en su país y aún a pesar de nuestros males, cree en el sueño de poder ser alguien que deje una huella positiva como muchos de nuestros hombres y mujeres que lucharon y están en las páginas de nuestra historia, no sucede mucho que estudiantes puedan dejarme asombrada, creo que ellos dos han sobrepasado mis expectativas, ellos dos no se conformaron con lo visto en clase, ni con los textos seleccionados de las obras, quisieron leer la obra completa por sí mismos, si tan sólo dos de mis estudiantes creen fielmente que pueden ser agentes de cambio positivo para esta nación, no en vano habré desempeñado mi carrera docente.  

   A veces es sencillo llenarse de pesimismo, de lo que habla la gente por las redes, en las calles, de lo que uno mismo ve y que uno desearía cambiar, pocos asumimos nuestra parte, otros con cobardía sólo saben quejarse, pero cuando somos capaces de contagiar a los demás con el amor profundo por la literatura, por la vida, por el amor, por el sentimiento de sentirte venezolano, por la alegría, es entonces cuando ves estos milagros como yo los he podido ver en mi aula de clase.  Bendiga Dios a nuestra juventud, que si bien es cierto que en su gran mayoría hay una carencia de valores, también cierto que otros están desde ya marcando la diferencia del “montón”.


                            Liliana Lizcano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario