Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



domingo, 4 de mayo de 2014

La respuesta de una novia

Escribí esto como una tarea que me pusieron mis amigos escritores, nos divertimos creando historias y me dieron unas pautas, esto fue lo que salió, se los comparto: 


LA RESPUESTA DE UNA NOVIA

   Dijo que no, y salió corriendo, nadie esperaba esa respuesta, aunque el cura si, conocía muy bien a su ovejita, pero ella sin vacilar un minuto más decidió salir de la iglesia, se quitó los zapatos, los arrojó a un lado y corrió con todas sus fuerzas, su padre trató de detenerla, pero su madre lo tomó de un brazo y le dijo: "Deja que se vaya", él la miró indignado por aquellas palabras, la observó fijamente y le dijo: "¿Mujer tú sabías algo de está vaina? ¡Carajo! ¿por qué no me dijiste nada antes de hacer el rídiculo?.

   Mientras tanto, Camilo, el novio, recogió los zapatos blancos de tacón de su novia fugitiva, con la esperanza de quizás ser como aquel príncipe que le colocó la zapatilla a su amada y perdonarle su arranque de "locura" para volverla a recuperar, él estaría dispuesto a perdonarle todo, absolutamente todo, pero ella, Susan, siguió corriendo, sin parar de llorar, sin mirar atrás, la gente la miraba en las calles, aquella hermosa novia vestida de blanco y descalza era algo inusual en esa pequeña ciudad. El día anterior se había confesado en su parroquia, "No podré casarme, he pecado...hemos pecado...y este bebé no pagará las consecuencias", el padresito le decía: "Debes darle un hogar al niño, ¡No puedes echarte para atrás a pocas horas!". Sin embargo, Susan no seguiría con más mentiras en su vida, ya había cometido un error al haberse hecho novia de Camilo, y al haber dejado ir a su verdadero amor al seminario para convertirse en cura.

Autora: Liliana A. Lizcano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario