Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



miércoles, 12 de septiembre de 2012

Aunque el camino sea gris.



   Aunque el camino de la vida suele ser gris, lleno de obstáculos, también es cierto que junto al don de la vida se nos dio dones de colores, como el amor, la familia, la esperanza, los sueños, las sonrisas, los "un día haré esto" y todas aquellas cosas que nos hacen luchar y querer continuar hacia adelante.  He llegado a escuchar gente que ve mujeres embarazadas o con sus bebés y exclaman: "¡Pobre criatura, no sabe lo que le espera, el mundo de dolor al que llegó!", pienso que es totalmente cierto, es un camino que muchas veces es gris como dije anteriormente, PERO, considero que si todo fuera de color rosa ya estaríamos en el mismo cielo, esta es la escuela de la vida, las lecciones muchas veces son duras de aprender, y una de éstas es el dolor en sus diferentes manifestaciones.

   El dolor sólo nos recuerda cuán frágiles somos, cuán vulnerables son nuestros corazones, y si esto es así debemos aprender que así como no nos gusta sentir dolor no deberíamos ocasionarlo a otros.

    Por lo general queremos que la vida nos llene de los mejores "colores", pero nos olvidamos que aún el negro es parte de la gama de colores, que es necesario la noche, porque sin conocer la oscuridad no anhelaríamos la luz, ese radiante nuevo amanecer para tener una nueva esperanza.

   Dicen que sólo se puede llegar a ver a Dios con lágrimas en los ojos, y es cierto, sólo en el dolor podemos percatarnos de un Creador que nos grita: "Debes aprender a crecer en el perdón o en el amor"...¡y cuán difícil es esto cuando nos han lastimado!...puede que en un comienzo no entendamos el por qué pero a medida que va avanzando la vida nos percatamos que muchas cosas eran necesarias para bajar la cabeza, tener humildad, revestirnos de fortaleza y decir: "Debo ponerme de pie".  Así que aunque el camino sea gris, recuerda que nosotros le ponemos colores, y esos colores podrán brillar si nos permitimos a nosotros mismos continuar el camino en medio de las adversidades. Con amor, Lili.

No hay comentarios:

Publicar un comentario