Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



sábado, 8 de septiembre de 2012

Sonríe, tú eres hermos@


    En mi trabajo con estudiantes adolescentes me he percatado de la crueldad que existe entre ellos mismos, incluso ya muchos niños son crueles al catalogar a otros con apodos, generalmente me enojo cuando alguno en mi clase quiere humillar a otro con algún sobrenombre o calificativo despectivo y generalmente lo pongo en su lugar.  

   Entre los adultos también noto muchas veces esto, la necesidad de catalogar a alguien entre el cuadro de los feos o los bonitos, y es cuando pienso que hemos sido tontos al dejarnos etiquetar por la sociedad, cada ser humano posee una belleza indescriptible, pero si somos realmente feos cuando envenenamos nuestro ser autocompadeciéndonos, autoseñalándonos, odiando, cayendo en la crítica, menospreciando a otros por sus limitaciones, autotorturándonos con un pasado, señálandonos y culpándonos por cosas que no podremos cambiar ya, en fin, allí caemos en la fealdad, allí si nos maquillamos de espanto, por eso creo que es tiempo que no dejemos que nada nos dañe la belleza que poseemos, y mucho menos por una sociedad que no tiene ya valores morales, donde para ésta, una determinada apariencia lo es todo aún cuando el alma pueda estar podrida en los más terribles sentimientos.  Liliana Lizcano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario