Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



martes, 30 de agosto de 2011

Profe, mi mamá es sobreprotectora, ¡me siento avergonzada!



“Educar a los hijos es, en esencia,
enseñarles a valerse sin nosotros.”
Mario Sarmiento V.

Profe, mi mamá es sobreprotectora, ¡me siento avergonzada!
   Llegaron las reparaciones, y con éstas los padres “preocupados” por sus hijos, muchachos que en todo el año escolar no hicieron nada y a última hora estaban desesperados por pasar en las reparaciones.  Recuerdo que cuando yo estaba estudiando en bachillerato se realizaba una sola evaluación, y si la aplazabas llevabas esa materia “arrastra” o si te quedaban dos, repetías el año escolar, también recuerdo que con 6 materias no tenías derecho a reparar, pero ahora los tiempos han cambiado, queriendo ayudar a nuestros jóvenes les hemos enseñado el significado de la mediocridad, porque ahora el que le queden todas las asignaturas tiene derecho a repararlas todas, ¡hasta recreo!.  El mensaje muchas veces para los jóvenes fue: “No importa cuántas veces salgas aplazado siempre habrá una oportunidad”, y NO estoy hablando que las personas no merezcan segundas, terceras o cuartas oportunidades en la vida, estoy hablando que no le estamos enseñando a los jóvenes sobre las consecuencias de sus actos, porque si bien es cierto que cuando nos equivocamos podemos tener una segunda oportunidad también es cierto que tenemos que correr con las consecuencias de nuestras irresponsabilidades.
  Admirada me sorprendí del espectáculo que una madre hizo en el liceo reclamándome:
-         Exijo que a mi niña se le haga una evaluación más.
(En ese momento estaba el Director, otra de mis colegas, la gente que nos colabora con la limpieza y otros estudiantes que estaban observando aquel show que daba pena ajena)
-         Bueno señora, yo le hice ya le hice las evaluaciones a su hija, no sólo eso, le di una semana completa de clases a ella y a los otros jóvenes que iban a reparar con los ejercicios que iban para la evaluación, de todos los objetivos sólo escogí 3 de los básicos en el inglés.
-         ¡Pero es que ella no es la del problema!, no me cabe en la mente eso, además el inglés es un idioma muy difícil.
(Luego de decir varias barbaridades, la señora insinuaba que el problema era yo, que yo la tenía “agarrada” con la muchacha)
-         Mire señora, si usted está insinuando que yo la tengo agarrada con su hija ¿entonces cómo fue qué pasó Castellano? Porque le informo que ella reparó conmigo Castellano y si yo la tuviera agarrada con ella la habría aplazado, además les ayudé con Castellano porque no fue un examen sino una exposición.
(La señora se quedó callada por un momento como pensativa, pero siguió…)
-         ¡Yo exijo que le hagan una evaluación más a mi hija!, ella sólo ha presentado reparación de inglés dos veces.
-         Señora yo le hice el examen 3 veces, la muchacha sacó 02 en el primero, 02 en el segundo y 06 en el tercero. (En Venezuela las calificaciones son de 01 al 20 que es la máxima nota)
-         ¡Pues yo quiero ver esos exámenes!
-         Por supuesto, ya se los busco.
-         Pero díganme algo, (dice la señora toda altiva) por qué mejor no le hace el examen otro profesor, yo no quiero que se lo haga ella.

   (Para ese momento se podrán imaginar mi cara, no le escupí un ojo, afortunadamente estuve calmada porque sentía pena por mi alumna quien estaba siendo avergonzada por su madre, una de mis colegas y mi jefe siguieron la discusión, ya van a ver...)
-         Señora no es posible que otro profesor le haga la evaluación a su hija porque la profesora Lizcano es la docente de la asignatura. (Respondió Mónica, mi colega)
-         Entonces quiero que mi hija presente en la Zona Educativa. –Dijo la señora.
-         Muy bien, lleve a su hija a presentar allá, pero si va les va a decir 1) que la joven recibió clases de repaso una semana en el liceo, 2) la muchacha presentó la evaluación 3 veces ¡ah y de paso el mismo examen, el mismo contenido! Y 3) que acá le estuvimos dando una oportunidad más para septiembre. - Le respondió el Director.
-         Si, eso haré, no quiero que mi hija presente más aquí.
(Bueno resulta que en la Zona la muchacha tendría que presentar no para septiembre sino para diciembre, y de paso al decir todos los detalles inmediatamente le dirían su hija debe repetir 5to año de bachillerato)
   Regresó a los dos días la muchacha y me dice: “Profesora, ¿podría hablar con usted a solas por favor?”.  Le dije que si, y entramos a un salón de clases y a que no saben qué, si, entró la mamá, a hablar por su hija, entonces se disculpó, dijo que se había alterado por culpa de mi colega Mónica, y yo le dije: “No señora, usted se alteró solita, además que me faltó el respeto, según usted yo no sé evaluar a un estudiante, porque a usted no le cabe en la cabeza cómo su hija aplazó 3 veces la evaluación”.
-         Profe mire, es que yo le quería decir…
-         Cállese señora, no quiero oírla.
-         Pero profe mire…
-         Salgase del salón señora por favor, mire el tamañote de su hija, ¿no se da cuenta que ya es una mujer y que la está avergonzando?, o es que ¿usted irá a la universidad también a hablar con los profesores?, ¿no se da cuenta de lo insegura que es está muchacha por su culpa?, no sabe ni hablar por sí misma, salgase señora por favor.
-         Pero profe…
-         Señora ¡Salgase!.
-         Ok profe.
-         Profesora estoy tan avergonzada con usted y con la profesora Mónica, (dijo la niña agachando la mirada) ...yo no quería que mi mamá viniera para el liceo por eso mismo, porque yo sabía que me haría pasar pena, es que ella es sobreprotectora.
-         Pero esa sobreprotección te está haciendo daño. -Le respondí.

   ¿Qué pasa con los padres de hoy día?, ¿le estamos enseñando a nuestros jóvenes que no importe lo que pase siempre habrá una oportunidad?, ¿a quién queremos engañar?, la vida no es así, si haces mal tu trabajo te pueden despedir de la empresa, un médico que comete un error en una cirugía ¡No tendrá otra oportunidad de enmendar su error!, tampoco un ingeniero si el edificio se desploma por haber cometido un error, es cierto que si cometemos un error nos podemos levantar pero eso no significa que las equivocaciones no traigan sus consecuencias, si un muchacho no se esforzó durante el año escolar tendrá la consecuencia de tener que estudiar para la reparación y si no pasa tendrá que repetir el año, ¡ay es que pobresito el niño(a) se está graduando!, ¡pobresito nada!, pobresito si graduamos a alguien mintiéndonos a nosotros mismos como docentes, pobresito si mañana cuando la realidad de la vida le explote en la cara a ese joven se dé cuenta que la vida cobra los errores cuando somos negligentes ante nuestras responsabilidades.

La profe Lili.


“Educar no es dar carrera para vivir,
sino templar el alma para las dificultades de la vida.”
 Pitágoras.

4 comentarios:

  1. yo de chiquita pensaba que mi mama era malvada por hacerme limpiar la casa o cualquier otro trabajo cuando queria algo y segun yo estaba perdiendo mi infancia pero luego vi que ella hizo lo correcto y ahora no puedo comprender como muchos padres y madres dejan que sus hijos practicamente abandonen su vida por querer protegerlos, ni se de que los protegen

    http://cbox.ws/ <---- ahi se hacen las cajitas de chat, necesitas registrarte pero no es tanto y luego seleccionas colores y te dan el codigo para ponerla :D

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias mi niña, un abrazo rompe huesos y gracias por tus comentarios en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Por eso que Latinoamérica seguirá siendo Latinoamérica salvo algunas excepciones (Chile y Costa Rica) jamás nos comparareamos con Europa, Estados Unidos, Taiwán, Corea del Sur y Japón. Los padres están formando hijos mediocres y buenos para nada y lo peor les compensan su mediocridad y vagancia con premios (Celulares costosos, Laptops, Videojuegos sofisticados de último modelo, etc.). Gran daño les hacen en sobreprotegerlos, en tratarlos todavía como si fueran niños de leche y en realidad los forman para que el día de mañana sean unos idiotas útiles a la sociedad, que para todo dependan de papi y mami cuando sean adultos. Por eso lo de muchos matrimonios fracasados ya que uno de los dos no madura, no cumplen su rol de pareja como Dios manda.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por participar en mi blog y darnos tu opinión, ciertamente es lamentable que muchos padres críen a sus hijos para que sean seres dependientes de ellos, no maduran y no asumen sus responsabilidades.

    ResponderEliminar