Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



viernes, 28 de octubre de 2011

De qué madera estás hecho





“El dolor es como las nubes; cuando estamos dentro de él
sólo vemos gris tedioso y trágico; pero en cuanto se aleja
y lo dora el sol del recuerdo, ya es gloria,
 transfiguración y majestad.
Amado Nervo.



De qué madera estás hecho


   Aquel día me percaté cómo los muchachos en el salón de clase no le hablaban a uno de los chicos, sencillamente, éste siempre estaba solitario, estaba repitiendo 4to año, y en uno de los crueles comentarios oí que en el recreo uno le dijo “Cállate bruto, no hables que tú repetiste y poco debes saber”, ellos no sabían que ese estudiante había repetido porque le había afectado en gran manera el divorcio de sus padres y que muchas veces quiso abandonarlo todo, sin embargo estaba allí en el liceo dispuesto a esforzarse y esta vez pasar ese año escolar, así que decidí entrar a aquella clase contándoles una historia que hace años había leído.

   Aquella tarde empecé a relatarles la historia para hacerles meditar. Cuenta esa historia en la que unos muchachos le preguntaban a su profesor sobre cuál de ellos era el más sobresaliente, menospreciando al compañerito que estaba pasando por un duelo emocional, se sentaba de último y se había convertido en un joven callado, tímido, bastante reservado, pero no había de asistir a la escuela a pesar del dolor de haber quedado huérfano. Entonces el maestro les contó una historia:

- En una pequeña aldea de leñadores había un árbol recio, grande y fuerte. Todo el mundo decía que la calidad de su madera era inmejorable.

   Lo habían preparado durante años para que alcanzara una cierta envergadura. Pronto sacarían de él gran cantidad de madera, que exportarían a otros lugares durante largo tiempo.  Este árbol de excelente calidad iba a ser la fuente de la prosperidad de la aldea durante años.

Un día de tormenta un rayo alcanzó al recio árbol, partiéndolo en dos.

   El impacto hizo saltar una chispa y la madera comenzó rápidamente a arder, consumiéndose en un instante.   Sin embargo, el viejo árbol que había al lado, al cual el pueblo estaba dejando morir -pues la madera no era de calidad- resistió a las llamas sin dificultad"

-¿Cuál creen que era el árbol de mejor calidad?- preguntó el maestro.

   Los jóvenes contestaron inmediatamente:
- El que no se quemó.

   El maestro dijo:
- En verdad, en verdad os digo que se sabe de qué madera está hecho uno cuando el fuego está cerca.- y prosiguió con la clase.

   Luego de narrarles esto la clase quedó en total silencio, algunas miradas estaban caídas, avergonzados quizás por menospreciar a alguien que tenía una historia ruda y estaba allí para esforzarse sin haber abandonado sus estudios. 
                        La profe Lili.


“El dolor tiene un gran poder educativo:
nos hace mejores, más misericordiosos,
nos vuelve hacia nosotros mismos y nos
persuade de que esta vida no es un juego,
sino un deber.”
Cesare Cantú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario