Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



domingo, 23 de octubre de 2011

Porque me conociste




"Ninguno tenga en poco tu juventud,
sino sé ejemplo de los creyentes en palabra,
conducta, amor, espíritu, fe y pureza.”
1 Timoteo 4:12.

Porque me conociste


   Corría el invierno del 1999, y allí estaba Jaume Rucabado, oceanógrafo conocidísimo entre los de su gremio, languidecía en el Hospital Oncológico de Barcelona a sus cincuenta y pocos años.

   La Quimio no había conseguido derrotar al cáncer que se había afincado en el páncreas. Directo, sincero, gran trabajador, con gafas desde donde te escudriñaba.  Las enfermeras, acostumbradas a la muerte, ven con gran sorpresa cómo Jaume, desde hace meses, se ha encontrado con Dios en su misma Cruz; no salen de su admiración por aquel hombre que se les iba apagando, mientras les hacía reír con deliciosas y divertidas caricaturas. Una de ellas le pregunta:
        “Jaume, ¿crees que yo iré al cielo?” le dijo mientras le llevaba la comida.     

    Jaume la mira largamente: sabiendo que ella no practicaba la Fe cristiana; se atusa la barba y con una sonrisa le dice:

-Sí: tú irás al cielo
- ¿Cómo puedes decirlo tan seguro? ¿Por qué dices que iré al cielo?
- Mira... porque me has conocido a mí...


   Jaume Rucabado murió el 6 de enero de 1999. Y el día de su entierro, aquella enfermera hizo una breve oración, aceptó a Dios en su corazón, y recibió el premio del cielo de una sincera conversión.

   No era presunción, ni prepotencia de parte de Jaume, lo que pasaba era que él se había dado a Dios; Jesucristo le había aceptado y ahora actuaba a través suyo teniendo la certeza que su ejemplo de vida habría sido suficiente para que aquella enfermera conociera a Jesús.

  Y  tú, ¿podrás responder igual, si alguien te hace la misma pregunta?. No sé tú pero yo quisiera ser recordada como un pedacito de cielo que mis estudiantes encontraron en la tierra, un pedacito de amor y ternura de las manos de Dios a través de mi vida.  Seamos pues el pedacito de cielo para las personas que nos rodean, en cada abrazo, en cada sonrisa, en cada palabra. Con amor,

                                      La profe Lili.


“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis,
no como necios, sino como sabios,
 aprovechando bien el tiempo,
porque los días son malos”
Efesios 5:15,16

No hay comentarios:

Publicar un comentario