Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los docentes.

Sólo quiero compartir un pedacito de mi corazón con todos ustedes a través de lo que escribo y las reflexiones que a veces tenemos en la vida con las experiencias vividas. (Los escritos aquí publicados; poemas, cuentos y reflexiones de mi autoría, están registrados en los Derechos de Autor en Venezuela).



lunes, 17 de octubre de 2011

Nunca es tarde


“¿Por qué la sociedad se siente responsable solamente
de la educación de los niños y no de la educación
de todos los adultos de todas las edades?”
 Erica Fromm.

Nunca es tarde

   No todos han tenido las mismas oportunidades de ir a la escuela, por diferentes motivos muchas personas no pudieron estudiar en su niñez, y ya de adultos deciden continuar con lo que una vez comenzaron o con lo que nunca pudieron hacer; su educación.  La semana pasada me ofrecí de voluntaria para ayudar en un parasistema, no es mi primera experiencia docente con adultos, pues hace ya 5 años tuve el privilegio y la dicha de trabajar con una comunidad de sordos adultos que habían decidido aprender a leer y a escribir; sin embargo, no es lo mismo trabajar con jóvenes de bachillerato que con adultos, el cansancio del día se nota ya en la noche, y muchos de ellos están desalentados porque ya en una oportunidad fracasaron, y cuando el fracaso nos cachetea el rostro somos temerosos a intentarlo de nuevo.

    ¿Cómo infundir confianza, esperanza y ánimo a este tipo de personas que ven la meta cuesta arriba?, bueno ¡realmente la meta es cuesta arriba!, porque ¿quién dijo que lo difícil no requiere esfuerzo?, todas las metas importantes son como escalar una montaña, el éxito es así, agota y es necesario estar listos para escalar, mientras que el fracaso, la desidia, es tan simple y fácil como bajar la montaña, no requiere esfuerzos porque vas en picada, y es lo que mucha gente busca el “facilismo” y la “viveza”, caminos así conducen a un abismo, no a la cima.  Cuando lo compartí una dama anciana me dijo: “Ciertamente valoramos lo que más nos cuesta, porque cuando tomamos las opciones más fáciles en nuestras vidas luego nos arrepentimos de no haber luchado por lo que realmente queríamos.”  Nunca es tarde para aprender, no importa la edad, la vida misma se encarga que aprendamos lecciones cotidianas, y una de esas lecciones debe ser el proseguir en tu capacitación en cada área de tu vida, no sólo en la intelectual, tu alma también debe nutrirse de nuevas enseñanzas que te hagan mejor persona.

                          La profe Lili.

“Se equivoca el que no quiere aprender por
parecerle que ya es tarde.”
 Lucio Anneo Séneca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario